jueves, 23 de marzo de 2017

Bellos en bici: Rubén pedalea por la Línea de la Concepción (Cádiz)

Hola amigos! Esta semana volvemos a la carga con los testimonios de ciclistas reales y de carne y hueso que pedalean por ahí, en este caso, un nuevo "Bello en bici", Rubén, que amablemente se ofreció vía twitter ante mi llamamiento. Gracias, Ruben!! Sin más os dejo con su auto-presentación y con su pequeña entrevista:

"Me llamo Rubén y vivo en La Línea de la Concepción (Cádiz), tengo 43 años y desde hace cinco voy en bici al trabajo. Aunque siempre me han gustado las bicicletas y desde niño he tenido de diferentes tipos (BMX, paseo, MTB, carretera), fue en el 2012 cuando me dio por construirme una fixie para probar eso que se estaba poniendo de moda. La traje una vez a la oficina y desde aquel día no volví a coger el ciclomotor que había venido usando hasta entonces.

Mi ciudad está al lado de Gibraltar, y el cruce diario de los trabajadores fronterizos (con los problemas de movilidad que esto conlleva) hace que el número de desplazamientos en bicicleta sea muy superior a cualquier otro pueblo de su tamaño.

Dejando a un lado mi amor al ciclismo como deporte, intento convencer a los que me rodean de las ventajas de la bici como medio de transporte: esa es mi forma de activismo, aunque para algunos seguramente sea un “pesao de las bicicletas”. 
Mis mayores éxitos hasta la fecha han sido enseñar a mi mujer y a mis dos hijas a pedalear, y luego pasear y hacer recados con ellas en bici. 

Desde el año pasado colaboro ocasionalmente con el Laboratorio Urbano de la Bicicleta (LUB).
Mi cuenta en twitter: @PepeLeMico"

- ¿podrías hacernos una valoración comparativa entre ir en moto e ir en bici? ¿Crees que tu estado físico y tu salud han mejorado al cambiar?

El primer día ya me di cuenta de que en bici tardaba sólo unos minutos más, porque aunque la velocidad punta de la moto sea mayor, la distancia relativamente corta (unos 5 km) y el tráfico tan denso no dan mucha ventaja a los motoristas.
En cuanto a la salud y la forma física el cambio es muy notable. El primer año perdí bastante pesodesde entonces me mantengo ahí, también mejoró mi espalda y puedo contar con una mano las veces que he estado enfermo en los últimos años.

Aquí nuestro protagonista, autor también de todas las fotos :-)

 - ¿Consideras que tienes un estilo como ciclista? ¿Qué tipo de ropa y accesorios sueles usar a diario?

Me gustan algunas cosillas como las gorras de ciclismo o la bolsa messenger, las encuentro prácticas y bonitas, pero mi estilo es el mismo en bici y a pie. Esto es importante para animar a la gente que aún no se ha lanzado: no hace falta llevar maillot para ir al trabajo, al centro o al supermercado de la esquina. Quizá, y dependiendo del tipo de bicicleta que tengas, un abrigo largo no sea la mejor opción, pero en general no es necesario vestirse de manera especial para usar la bici.
Si algún día voy más formal, los zapatos o las botas me van igual de bien que las zapatillas de deporte.
Lo que sí recomiendo es elegir prendas que te hagan más visible, sobre todo en invierno: además de las luces, si tienes una chaqueta clara y otra oscura, mejor ponte la clara si vas a volver de noche.

Ya luego el fin de semana, cuando puedo salir a carretera voy con todo el pack: maillot, culotte, manguitos, etc. pero el ciclismo deportivo es otra cosa.

- ¿Has circulado en bici por alguna otra ciudad española? ¿Qué opinas del sistema público de bicicletas de Viena? ¿Podemos aprender algo en España de cómo circulan los vieneses, o te gusta más el estilo de aquí?

En España no mucho, la verdad. Cuando voy a Sevilla siempre me quedo con las ganas, pero un defecto del Sevici es que el abono mínimo está pensado para visitas turísticas de hasta una semana, es muy caro para usarlo sólo unas horas.

Hace poco mi mujer y yo alquilamos un tándem en Ámsterdam, que fue una experiencia muy divertida, pero lo que más conozco es Viena, porque voy a menudo allí por trabajo y soy usuario del sistema público. Allí se llama Citybike, funciona de maravilla y no puedo estar más contento. A menos que haga muy mal tiempo, siempre es mi primera opción para moverme por la ciudad, por delante de metro, tranvía o autobús.
En cuanto a la manera de circular me sorprende que aun habiendo muchísimos kilómetros de carril bici segregado, en aquellos tramos en los que se comparte calzada no he visto ni sufrido situaciones de acoso por parte de los conductores, lo que me hace pensar que están bastante acostumbrados a convivir con ciclistas.

la cosa pública

 - ¿Nos puedes dar algunos consejos para enseñar a montar en bici a adultos y a niños?

El primero, intentar dejar el miedo en casa. Hay que ir con cabeza y respeto porque es un vehículo, pero la bici en sí no es peligrosa.
Y luego mirar hacia delante, nunca hacia abajo; antes de salir al tráfico practicar los giros, la frenada y aprender las reglas básicas de circulación.
Los aparcamientos de los centros comerciales son buenos sitios para aprender los domingos cuando están vacíos, y con las marcas del suelo puedes preparar tu propio circuito de prácticas.

- Con LUB has dado el paso hacia un activismo más visible. ¿Cuales son las mayores satisfacciones derivadas de colaborar para tu comunidad? ¿Lo recomiendas?

Mi pequeña experiencia al colaborar con una asociación que promueve el uso de la bicicleta ha sido muy gratificante. El simple hecho de conocer otras personas que comparten preocupaciones y hacen cosas por mejorar la vida en la ciudad donde vives es muy alentador. Además este sito es muy peculiar, aquí ves más bicis por la mañana que en ningún otro sitio, y viene pasando desde hace un siglo. De hecho, el monumento al trabajador fronterizo que hay en la frontera lleva una bicicleta. Es el medio de transporte ideal en un lugar donde no hay cuestas, casi siempre hace buen tiempo y el tráfico de coches ha llegado a un extremo insostenible. Y luego está el paso del aeropuerto, que es algo curiosísimo… igual que en tu puedes esperar con el semáforo en rojo a que pase un autobús o quizá un tren, aquí varias veces al día hay que parar para que despegue o aterrice un avión.

esperando por ese avió

 
Pero por alguna razón, cuando la gente vuelve a casa por la tarde deja la bici y se empieza a mover de nuevo en coche, quejándose de la falta de aparcamiento y de los baches que hay en las calles. Eso podría invertirse, las bicis están ahí, sólo hay que sacarlas a la calle y usarlas más.

Sin duda me ha encantado la contribución de Rubén y sus reflexiones, tan acertadas, muchísimas gracias!
Ya sabéis, si sois ciclistas urbanos y pensáis que vuestra experiencia puede ser de interés para ciclistas (noveles o no), contactad conmigo.
Hasta la próxima!